Proyectos ambientales

Cuanta más información, mejor: Cómo convertir las estadísticas de medioambiente en acciones

Septiembre de 2018
Google Earth

Tomando como punto de partida el análisis de enormes conjuntos de datos sobre sus emisiones de carbono, ciudades tan diversas como Nueva York, Berlín, Oslo y Río de Janeiro se han comprometido a reducir su huella de carbono en un 80% a lo largo de los próximos 30 años. Sin embargo, muchas ciudades pequeñas y medianas no tienen recursos suficientes para recopilar datos de, por ejemplo, emisiones de edificios, por lo que les resulta muy difícil establecer por sí solas compromisos firmes relacionados con el carbono.

La nueva herramienta en línea Environmental Insights Explorer (EIE), creada por Google en colaboración con el Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía (GCoM), está diseñada para ayudar a igualar las oportunidades para las ciudades más pequeñas, trasladar lo aprendido de las estadísticas de emisiones de las grandes ciudades y, a largo plazo, acelerar la transición a un futuro con bajas emisiones de carbono.

La interfaz intuitiva de la herramienta EIE muestra datos en cinco categorías, que incluyen emisiones de edificios, emisiones de transporte y potencial de energía solar en techos.
La interfaz intuitiva de la herramienta EIE muestra datos en cinco categorías, que incluyen emisiones de edificios, emisiones de transporte y potencial de energía solar en techos.

Desarrollada por el equipo de Google Earth Solidario, la herramienta EIE analiza los datos de Google Maps para proporcionar estadísticas completas sobre nuestros alrededores. La herramienta cruza esa información con datos de terceros y factores de emisión de gas de efecto invernadero (GHG) estándar, y la usa para realizar estimaciones de carbono y calcular potenciales de reducción para ciudades de todo el mundo. Con EIE, los conjuntos de datos que antes requerían mediciones en el sitio ahora se pueden evaluar de forma virtual, con lo que se reducen las barreras que impedían a las ciudades tomar medidas.

"Algunas ciudades (las más grandes e importantes) tienen fácil acceso a datos de emisiones que les permiten desarrollar inventarios", afirma Amanda Eichel, directora ejecutiva de la secretaría mundial de GCoM, una alianza internacional en la que participan alrededor de 10,000 ciudades y gobiernos locales comprometidos con la lucha contra el cambio climático. "Pero la gran mayoría no puede financiar un proceso que llevará tiempo y podría resultar imposible de costear, como es el caso de las ciudades pequeñas y medianas, y las zonas en desarrollo del mundo. En esos lugares es donde se llevará a cabo la mayor parte de la acción relacionada con el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Por ese motivo, la información de Environmental Insights Explorer es una gran oportunidad".

Los inventarios actuales de las ciudades demuestran esa afirmación. Hasta la fecha, 9,500 ciudades se comprometieron a cumplir con el Acuerdo de París, que presenta un plan formal y un plazo para que, gradualmente, se deje de depender de los combustibles fósiles. Pero solo el 65% de esas ciudades cuenta con inventarios de datos que incluyan, por ejemplo, información sobre las emisiones de edificios y transporte, y un porcentaje mucho menor los tiene completos. EIE proporcionará gran parte de los datos que faltan, comenzando por las emisiones de edificios y transporte, esenciales para ayudar a las ciudades a establecer modelos de referencia y ampliar desde ese punto.

Paquetes de datos para una acción inmediata

Durante la última década, hemos creado herramientas de mapeo satelital y análisis de datos de Google disponibles para los investigadores y gobiernos que están abordando problemas como el cambio climático, la conservación de recursos y la calidad del aire. Con estos datos respaldados por la ciencia, los encargados de tomar decisiones pueden emprender acciones informadas.

Con EIE, aplicamos los mismos principios a fin de comprender los impactos de las emisiones a nivel regional.

EIE está diseñada para simplificar la recopilación de datos, lo que ayuda a las ciudades a complementar sus inventarios de datos actuales con solo unos clics. Con inventarios más completos, las ciudades cuentan con modelos de referencia más precisos a partir de los cuales pueden crear políticas y medir el progreso. Incluso las ciudades con inventarios de datos avanzados descubrirán que los datos de EIE son valiosos para aumentar o confirmar sus análisis de huella de carbono anteriores.

Para comenzar, estamos haciendo emerger datos en cuatro áreas: emisiones de edificios, emisiones de transporte, potencial de la energía solar y proyecciones climáticas a 20 años. Al hacer clic en la opción de emisiones de edificios, por ejemplo, aparecen mapas coloridos en los que se visualiza el impacto de las mediciones en hogares y edificios no residenciales.

Hay estadísticas disponibles que van de lo general a lo específico, incluido el porcentaje de diferentes tipos de emisiones, el período en el que se recogieron los datos y suposiciones clave. El sitio también vincula a otra información importante, como las diferentes maneras de reducir las emisiones. Los usuarios pueden modificar o personalizar los factores de emisiones para interpretar escenarios específicos.

Cuanto más exploras el sitio, más específicos son los datos de emisiones que encuentras.
Cuanto más exploras el sitio, más específicos son los datos de emisiones que encuentras.

La herramienta tiene muchos usos posibles. Además de brindar estadísticas a los legisladores, los investigadores y los planificadores para que puedan aplicarlas en el desarrollo de políticas de emisiones a nivel urbano, los datos también pueden influir en proyectos específicos. Por ejemplo, una ciudad que tenga una nueva línea de transporte puede acceder a la información para calcular el impacto de la línea en el perfil de emisiones de la ciudad antes de decidir si avanzar y ampliar el proyecto o cambiar de rumbo totalmente.

La herramienta EIE, que se lanzó en septiembre de 2018, está comenzando a utilizarse en varias ciudades en su versión Beta. Entre las ciudades se encuentran Melbourne, Australia; Buenos Aires, Argentina; Victoria, Canadá; Pittsburgh, Pensilvania, y Mountain View, California, donde se ubica la oficina central de Google. Con este comienzo pequeño, podemos analizar y recopilar los comentarios de las ciudades acerca del uso que pueden darles a nuestros datos. Con el paso del tiempo, Google tiene pensado hacer que esa información medioambiental esté disponible para miles de pueblos, ciudades y regiones de todo el mundo.

Cómo llenar una brecha en la información de forma colaborativa

La herramienta EIE surgió a partir de otros proyectos de Google relacionados con el clima, como Project Air View y Project Sunroof. Juntos, los proyectos produjeron un enorme conjunto de datos de alta calidad relacionados con el impacto del carbono en las ciudades, el cual, según pudimos darnos cuenta, podía desempeñar un papel crucial para alentar la acción colectiva de legisladores, autoridades y otras partes interesadas. Sin embargo, para que fuera eficaz, necesitábamos destilar la información en paquetes de datos sin procesar orientados a la acción que pudieran asimilarse fácilmente.

Como no podíamos hacerlo solos, comenzamos por buscar al socio indicado. El Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía (GCoM) fue fundado por redes de ciudades de todo el mundo, con el apoyo de Bloomberg Philanthropies y la Comisión Europea. Reúne los mismos datos integrales que queríamos dar a conocer, pero mediante otras fuentes y metodologías. El GCoM también tiene un conocimiento profundo de las complejidades de las políticas ambientales y de los obstáculos políticos que impiden el cambio y la acción.

Internamente, el equipo de Earth Solidario trabajó en todas las áreas de Google para reunir expertos en contabilidad del carbono, ingenieros de software de canalización, narradores y gurús de la visualización de datos para crear la plataforma. Juntamos los abundantes inventarios de datos de Google con nuestra amplia experiencia en análisis de datos y experiencia del usuario.

"El GCoM identificó dónde se encontraban las brechas de datos", dice Rebecca Moore, líder del equipo de Earth Solidario. "Nos reunimos durante horas y horas con sus empleados, que nos ayudaron a conectarnos con diferentes ciudades para que pudiéramos profundizar directamente con ellas. La institución nos ayudó a encontrar la información específica que necesitan las ciudades".

Al igual que sucede con otras herramientas de información de Google, se puede consultar en el sitio la metodología usada para obtener, agrupar y sintetizar los conjuntos de datos de EIE. También iniciamos antes del lanzamiento un riguroso proceso para garantizar la calidad.

Un desafío que encontramos fue coordinar nuestros datos con los inventarios de las grandes ciudades, cuyos datos suelen recopilarse de manera desigual y dependen de metodologías variadas. Gracias al marco de informes estándar del GCoM, esto está cambiando, ya que las ciudades brindarán la misma información con un formato estandarizado. El objetivo de EIE es crear una fuente universal alineada con esta metodología para que todas las ciudades trabajen con el mismo nivel de información. Esto resultará particularmente útil a ciudades que no tienen los recursos para iniciar el proceso de evaluación de manera eficaz.

En Google, sabemos que este es el comienzo de un largo camino para que miles de ciudades puedan contar con conjuntos de datos completos y orientados a la acción, y un pequeño paso en la atenuación del cambio climático. No existe un punto final en el camino, solo un objetivo para inspirar la acción.

"Imaginen que pudiéramos lograr que todas las ciudades del mundo se comprometieran a luchar contra el cambio climático", dice Moore. "¿Cómo se vería el mundo?".